Asociación Gallega de la Empresa Familiar | ¿Minorar y armonizar el impuesto de sucesiones?
2044
post-template-default,single,single-post,postid-2044,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

11 Oct ¿Minorar y armonizar el impuesto de sucesiones? La eliminación de esta tasa podría resolver ciertas complicaciones tributarias

11.10.2018. La modificación o supresión del impuesto de sucesiones y donaciones ha centrado, en parte, el debate político a nivel estatal en las últimas semanas. Para las empresas familiares españolas, este impuesto se concreta en una reducción de un 95% a un 99% del importe de las acciones transmitidas. El cambio, a priori, parece beneficiar la continuidad de las empresas familiares. Pero, hay matices.

Berta Rivera, directora de la Cátedra de Empresa Familiar de la Universidade da Coruña, observa que la normativa sobre el impuesto de sucesiones es compleja, por lo que concluye que la eliminación de esta tasa podría resolver ciertas complicaciones tributarias para las empresas de propiedad familiar, como la penalización fiscal a la transmisión y los problemas de liquidez.

En su análisis, Rivera subraya algunos requisitos de las empresas familiares para poder beneficiarse fiscalmente del impuesto de sucesiones, como que “el accionista persona física debe tener un 5% de participación accionarial de forma individual (o un 20% de forma conjunta con la familia)”. También debe desarrollar “funciones directivas dentro de la empresa” por las que debe recibir “una remuneración que represente más del 50% de sus rendimientos del trabajo y de actividad económica”. “Además, la empresa no debe tener como actividad principal la gestión de un patrimonio mobiliario o inmobiliario”, precisa Rivera.

La complejidad se acentúa debido a las diferencias de interpretación y actuaciones de los organismos de inspección y los tribunales económico-administrativos y de Justicia, además de al endurecimiento del tratamiento fiscal del impuesto de sucesiones en diversas comunidades autónomas por una necesidad recaudatoria.

Teniendo en cuenta estas precisiones, la especialista en empresas familiares concluye que la supresión del impuesto de sucesiones “estaría en línea con las intenciones declaradas de favorecer la transmisión de la empresa familiar” y “reduciría la incertidumbre sobre los constantes cambios normativos aplicados por las CC.AA., y las diferentes interpretaciones legislativas”.

Clica aquí para leer el artículo completo de Berta Rivera, directora de la Cátedra de Empresa Familiar de la UDC

Noticias relacionadas:

Diez autonomías, con menos impuestos para heredar una empresa que Galicia