Asociación Gallega de la Empresa Familiar | Las empresas con sede en Galicia crecen el doble en empleo
2105
post-template-default,single,single-post,postid-2105,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

Las empresas con sede en Galicia crecen el doble en empleo Un estudio de AGEF revela que han aumentado sus plantillas un 12% desde 2015

29 Ene Las empresas con sede en Galicia crecen el doble en empleo Un estudio de AGEF revela que han aumentado sus plantillas un 12% desde 2015

29.01.2019. Las empresas con sede en Galicia están generando más del doble de nuevos puestos de trabajo desde el inicio de la recuperación económica que el resto de las compañías que operan en Galicia (incluyendo al sector público). Así lo indica un estudio elaborado por la Asociación Gallega de la Empresa Familiar (AGEF) en colaboración con Ardán y la Red de Cátedras de Empresa Familiar de las universidades gallegas. Los datos revelan que las empresas que tienen sede en Galicia han aumentado sus plantillas en un 12% desde 2015.

AGEF estima que el crecimiento del empleo en las empresas con sede en Galicia entre 2015 y 2018 se ha situado en el 2,3% anual, frente al crecimiento medio del 1,4% del resto de las empresas que operan en Galicia.

El presidente de la Asociación Gallega de la Empresa Familiar, Víctor Nogueira, considera que “el efecto sede es fundamental para una economía en la que, además, nuestro esfuerzo por crecer ha de centrarse en la internacionalización, dado el escaso tamaño del mercado gallego”. El 93% de las empresas asociadas a AGEF tiene presencia internacional.

Lo mismo sucede con la generación de riqueza o valor añadido bruto (VAB): las empresas con sede en Galicia han aumentado su VAB en un 272% entre 1996 y 2016 (último dato disponible) y las empresas asociadas a AGEF (las más grandes de las empresas familiares) lo han hecho en un 377%.

“Las empresas familiares también destruyen mucho menos empleo en ciclos de recesión. En 2009, el peor año de la crisis, hemos constatado que mientras las empresas no familiares perdían un 4,3% de sus empleos, las familiares aguantaron con una pérdida del 1,1%”, señaló Santiago Lago, coordinador de las cátedras de la Empresa Familiar en las tres universidades gallegas.